Los pensamientos negativos torturan y debes aprender a dejarlos ir

Todos los días vivimos con nuestros pensamientos, los cuales están aquí y allá. Siempre están saltando y parecen unos monos salvajes, en muchas ocasiones nos sometemos a ellos. Entonces, cedemos todo el poder a nuestra mente y que puede hacer de nuestra vida un completo remolino con la fabricación de muchos pensamientos.

Con las emociones, el cuerpo reaccionará a los diferentes pensamientos que pueden ser negativos o positivos. Si fuesen negativos se sentirá emociones desagradables, como frío en las manos, presión el pecho, intranquilidad, miedo, angustia, tristeza, temblores desagradables, etc. El cuerpo da una respuesta a eso que sin notarlo hemos pensado.

Cuando se está muy al pendiente de lo que pasa con la mente es muy probable que se saque provecho de la experiencia. Ejercer el control y no dejar que los pensamientos negativos se encadenen unos a otros para que no te conduzcan a un callejón sin salida.

Toma el control de tus pensamientos para que no te lleven a un callejón sin salida.
Toma el control de tus pensamientos.

La mente es muy creativa, es algo paranoica, siempre ve problemas y sus posibles soluciones, pero con su característica de miedo, necesidad de supervivencia y drama. Nadie está en contra nuestra, pero nuestros pensamientos nos hacen creer que sí, tenemos muchas alternativas y éstas no deben estar vinculadas a una catástrofe.

¿Qué hacer con los pensamientos negativos?

Si decides darle la posición que le corresponde a tu mente, que es de tu ayudante, notarás que todo empieza a tener sentido. Empieza a domesticarla a mostrarle un lado más amable donde puede descansar. No somos la mente, ni lo que pensamos, menos las emociones. Somos los que observamos toda esta película y tomar el rol de directores desde nuestra consciencia cuando se ve la interpretación desde el centro del control.

Aprende a mantenerte calmada, no simules que no pasa nada, sino haciéndote consciente de los pensamientos, pero no le des mayor importancia. Ellos dejaran de llamar tu atención, decidirán dejar de manifestarse y podrás filtrar todos aquellos que no te aporten nada para las soluciones que buscas. Sino que te decidirás por los pensamientos que trabajan a tu favor.