Ser madre te obliga….

¡Ser madre te obliga a ser fuerte!
Escondes el miedo y sacas las fuerzas, finges que eres la «super mamá» y les demuestras que nada es imposible.